Preguntas Frecuentes

Temas Económicos

SI. la compra del terreno y la construcción de infraestructuras comunitarias, requieren del aporte económico de todas las personas que deseen asociarse y figurar como ecoaldeanos permanentes (futuros habitantes del territorio). El aporte económico que hace cada familia que decide asociarse, va destinado a cubrir estos costos. Además, brinda a la familia el derecho futuro a gozar de un espacio privado para construir su vivienda y desarrollar actividades propias de autosostenimiento si así lo desea (cuya área está por definir).

El monto que aporta cada núcleo familiar varía de acuerdo a su composición (índice familiar o número de integrantes). Existe una tarifa base que pagan todos los núcleos por igual y una tarifa variable según el número de integrantes del núcleo familiar que vivirá en la Ecoaldea a futuro. Se estima que el monto puede variar entre COP 60.000.000 y COP 157.000.000.

La Asociación es propietaria de la tierra y los aldeanos son Asociados. En este sentido, el aporte económico que hace cada núcleo familiar al ingresar a la Asociación se configura como una donación cuya finalidad es la compra del terreno y la construcción de infraestructuras comunitarias. A su vez, la Asociación firma con cada familia un contrato de comodato renovable para el uso de una zona privada. Las infraestructuras (casas) construidas por cada familia en su zona privada son consideradas legalmente como mejoras propias y pueden ser vendidas a la salida del proyecto con un límite de valor por m2. (por definir)

Una vez que la familia ha tomado la determinación de ingresar a la Ecoaldea y ha sido aceptada por Mi Tribu, deberá hacer un primer pago de por lo menos el 40% del aporte que le corresponde, el cual le habrá sido socializado con anticipación. Este pago deberá hacerse hacia finales del mes de julio o principios de agosto 2021 (fecha límite por definir) e incluye tanto el monto mínimo de ingreso a la Asociación según lo establecido en los estatutos (correspondente a 11 SMLV) y el primer aporte para la cuota del terreno y las infraestructuras comunitarias. El 60% restante de dicho aporte, podrá ser pagado en dos cuotas posteriores, una a final de enero 2022 y la otra hacia mitad de agosto 2022.

Vincularse a Mi Tribu debería ser una decisión de vida para cada familia interesada, por lo cual es necesario proyectarse de forma realista en la posibilidad de cubrir el compromiso económico que esto implica. Una familia que no está lo suficientemente segura de poder contar con la disponibilidadeconómica, no debería vincularse. En todo caso, al momento de vincularse a la Asociación Mi Tribu y hacer el pago del primer aporte, cada representante de núcleo familiar asociado, firmará un Pagaré en el que se compromete con los siguientes pagos, el cual causa efectos legales como cualquier deuda, en caso de no cumplirse los pagos en los momentos establecidos.

En la actualidad, la Asociación Mi Tribu cuenta con los servicios de una persona profesional en Contaduría pública para el manejo de los asuntos contables y fiscales, de acuerdo a los requerimientos de ley. Además contamos con el apoyo de personas que cumplen la función de aguardianar la Misión, visión y los principios de nuestra comunidad.

NO. Dado que nuestra ecoaldea NO se configura como un proyecto de inversión en finca raíz sino que se trata de una iniciativa de construcción de comunidad y desarrollo de proyecto de vida, no está contemplado que los asociados construyan casas exclusivamente con la finalidad de arrendar. Es criterio de ingreso a Mi Tribu, el que la familia tenga la intención de vivir y formar parte de la comunidad en el corto o mediano plazo.

De momento, existe una cuota de sostenimiento mensual con la que todos los asociados contribuyen para la subvención de los gastos corrientes. Esta se paga mensualmente desde el momento en que la persona ingresa formalmente a la Asociación y es independiente del aporte destinado para la compra del terreno y las infraestructuras comunitarias (en promedio COP 200.000 según el índice familiar).

Por el momento NO. Mi Tribu aún se encuentra en fase naciente, de creación. Para poder crecer y consolidar nuestro propósito, necesitamos tanto de los aportes económicos como de los aportes en tiempo de trabajo de cada una de las personas que decida vincularse.

La comunidad está estructurando el esquema de economía común colaborativa a partir de los emprendimientos individuales, familiares y colectivos. Debido a que el principal objetivo durante la primera etapa de desarrollo del proyecto es el pago del terreno y la construcción de infraestructuras comunitarias, la Asociación no aportará recursos económicos para el desarrollo de los emprendimientos.

Temas Jurídicos

Estamos constituidos como Asociación sin ánimo de Lucro, registrados ante la Cámara de Comercio de Bogotá.

El proceso de nombramiento del/la Representante Legal está contenido en los Estatutos de la Asociación y es efectuado en Asamblea General de Asociados.

SI. En caso de que un ecoaldeano decida abandonar la Asociación y vender sus derechos y mejoras, los nuevos Asociados deberán pasar por un proceso de enrolamiento, cumplir los criterios y demostrar afinidad a los propósitos de la Ecoaldea. Su ingreso definitivo será a

Durante el proceso de enrolamiento, se socializarán con todas las personas aspirantes a vincularse a Mi Tribu, la información clave sobre nuestra modalidad de funcionamiento y nuestras normativas internas, así como los distintos proyectos que estamos adelantando. En el momento en que la familia se vincule formalmente a la Asociación Mi tribu, podrá tener acceso a todos los documentos.

El Manual de Convivencia contemplará los pasos a seguir para este fin, dentro de los cuales estará en primer lugar el comunicar la decisión por escrito a la Asociación. Dentro del marco legal el aporte de cada asociado es una donación que no se devuelve. Esta condición preserva la estabilidad, la continuidad y la supervivencia del proyecto con independencia del retiro de uno o varios de los asociados. Sin embargo, Ecoaldea Mi Tribu ha contemplado un proceso mediante el cual por transferencia del derecho a un aspirante calificado, se transfiera en equidad el aporte del aldeano entrante al saliente. El precio de las mejoras (casa) estará sujeto a un valor promedio básico por m2 de construcción, estipulado en el respectivo capítulo del Manual de Convivencia.

Comunidad y Gobernanza

El procedimiento estará contenido en el manual de convivencia, que se encuentra actualmente en construcción. Los principios de la comunicación no violenta o comunicación empática nos guiarán en este proceso..

SI. Mi tribu se está formando como una comunidad alternativa, que se autogestiona y autogobierna con la participación de todos y todas sus integrantes. Es necesario que quienes decidan hacer parte de Mi tribu, hagan parte de este propósito y dediquen tiempo y experiencia a las actividades comunitarias que sean necesarias y acordadas por todos y todas.

  • Afinidad con la misión y visión de Mi Tribu.
  • Claridad en la intención de hacer vida en comunidad en Ecoaldea, en un sector rural y convertirse en residente permanente en el corto o mediano plazo, como proyecto de vida.
  • Aportar saberes y experiencias que puedan ser beneficiosos para el crecimiento y consolidación de la Ecoaldea.
  • Contar con la disponibilidad económica para realizar la inversión en los plazos requeridos.
  • Tener disponibilidad de tiempo para dedicar al proceso, en la fase inicial de enrolamiento, de abril a julio 2021 (encuentros presenciales/ curso formación)
  • Tener disponibilidad de tiempo para el trabajo en la construcción comunitaria de la Ecoaldea (presencial y virtual), una vez vinculados/as (de julio 2021 en adelante)
  • Mostrar interés por la cooperación y el trabajo colaborativo, la conservación del medio ambiente, propuestas alternativas de convivencia, interacción social y economía común.
  • Tener disposición para la toma de decisiones de manera sociocrática.
  • Tener en mente una propuesta de sostenimiento de la familia a futuro en el marco de este nuevo proyecto de vida: emprendimientos individuales a desarrollar en el terreno, venta de servicios, emprendimientos colectivos de Mi Tribu, etc.

Una de nuestras metas a futuro es llegar a ser lo más autosuficientes que sea posible, en medio del contexto en que viviremos (social, económico, político, cultural). Para ello necesitaremos del trabajo comprometido y constante de todas las personas integrantes de la Ecoaldea.

Estamos creando y fortaleciendo una comunidad, en este sentido participar de las actividades propuestas en común es vital para nuestro objetivo y por tanto es indispensable hacer parte los diferentes procesos, aportando experiencias, habilidades, dones y talentos del grupo familiar.

La Ecoaldea Mi Tribu ha adoptado un sistema de gobierno basado en los fundamentos de la sociocracia cuyo objetivo es optimizar la autoorganización, la conexión y el alineamiento mediante metodologías que buscan la transparencia, la horizontalidad y la participación colectiva.

La Ecoaldea Mi Tribu cuenta con el Manual de Convivencia -que aún se encuentra en proceso de revisión y ajustes por parte de la comunidad- el cual constituye la Ley interna de la aldea dentro del marco de la Constitución y las leyes de la República, y que no solo provee el protocolo para el abordaje, manejo y resolución de conflictos sino que propende tambiėn y fundamentalmente por el crecimiento en conciencia de cada persona y el colectivo, y por el cultivo de los vínculos de cuidado mutuo en la comunidad.

Con el objeto de garantizar la estabilidad del proyecto y mantener el posicionamiento alcanzado se requiere de los aldeanos obrar en correspondencia con el Manual de Convivencia cuyos postulados se enmarcan de manera general en los siguientes aspectos:

  1. Cumplir con los aportes económicos y colaborativos (tiempo de trabajo) en las fechas y plazos acordados.
  2. Propender por el cuidado de los vínculos y relaciones en la comunidad. 3. Preservar los bienes comunes, dentro de los cuales están también los acuerdos y el buen nombre de la ecoaldea.

Tierra y Construcciones

Para desarrollar construcciones en el terreno de La Flora, debemos respetar las disposiciones del Plan de Ordenamiento Territorial de La Vega, en cuanto al tipo de uso de suelo permitido para esta zona. Hasta el momento, el terreno está clasificado en uso de suelo agrícola, por lo que existen efectivamente restricciones a la construcción, en tanto tenemos un límite determinado de construcciones posibles (2 construcciones tipo vivienda por cada lote o 6,5 hectáreas) y también unas áreas determinadas (máximo el 10% del área del lote) que estas no deben sobrepasar. Sin embargo, Mi Tribu ha valorado estas restricciones y consideramos que nuestro proyecto cabe perfectamente en los rangos que permite el POT. Cabe tener en cuenta que para adecuarnos a ello, hemos establecido modalidades de viviendas bifamiliares y trifamiliares (tipo vecindad de dos o tres casas familiares juntas, que suman para efectos del POT una sola construcción).

Durante el primer año, Mi tribu tiene contemplado realizar un estudio y diseño permacultural que nos permita establecer la forma adecuada de distribuir en el territorio no sólo nuestras formas de vida, sino también nuestros potenciales productivos. En este diseño, se establecerán los espacios que cada familia podrá tener a su disposición para el desarrollo de actividades productivas o de autosostenimiento individuales. Así mismo, se establecerán los espacios y tipos de actividades productivas comunitarias que podrían ser desarrolladas. Por otra parte, las familias que deseen desarrollar proyectos agropecuarios individuales, deberán socializarlos con la comunidad y si para estos se requiere un área mayor de la que le ha sido asignada para uso privado, se establecerán unos acuerdos de uso y/o renta. Importante tener en cuenta que los proyectos agropecuarios individuales deben ser compatibles con los principios permaculturales y de sostenibilidad ecológica de Mi Tribu.

Se estima un área aproximada de 200 m2 (como mínimo) en el entorno de la casa, pero este dato se definirá a futuro teniendo en cuenta dos aspectos fundamentales:

  1. La Armonía Natural que estará guiada por el diseño permacultural del terreno.
  2. La armonía Social que se construye en colectivo integrando las necesidades particulares de las familias

Durante el proceso de enrolamiento, se socializarán con todas las personas aspirantes a vincularse a Mi Tribu, la información clave sobre nuestra modalidad de funcionamiento y nuestras normativas internas, así como los distintos proyectos que estamos adelantando. En el momento en que la familia se vincule formalmente a la Asociación Mi tribu, podrá tener acceso a todos los documentos.

El Manual de Convivencia contemplará los pasos a seguir para este fin, dentro de los cuales estará en primer lugar el comunicar la decisión por escrito a la Asociación. Dentro del marco legal el aporte de cada asociado es una donación que no se devuelve. Esta condición preserva la estabilidad, la continuidad y la supervivencia del proyecto con independencia del retiro de uno o varios de los asociados. Sin embargo, Ecoaldea Mi Tribu ha contemplado un proceso mediante el cual por transferencia del derecho a un aspirante calificado, se transfiera en equidad el aporte del aldeano entrante al saliente. El precio de las mejoras (casa) estará sujeto a un valor promedio básico por m2 de construcción, estipulado en el respectivo capítulo del Manual de Convivencia.

Emprendimientos

Estos aspectos se definirán en el proceso de estudio y diseño permacultural del territorio. Aún no tenemos parámetros establecidos al respecto.

Por el momento y durante la fase inicial del proyecto (primeros dos años de vida de Mi Tribu) está contemplada la construcción de algunas infraestructuras comunitarias tales como: espacio para campamento base, baños secos, centro o lugar de encuentros, cocina comunitaria, canalización de aguas y adecuación de senderos, huerta comunitaria. Hemos considerado que estas primeras infraestructuras podrían facilitarnos el proceso de transición como comunidad en el territorio, en una primera etapa. Otras infraestructuras podrían ser posibles a futuro, pero aún no están definidas y harán parte de las fases de planeación y diseño que realizaremos más adelante y en las que todas las personas que ingresen este año a la Tribu podrán participar.